Tag: Quentin Tarantino

malditos_bastardos_imagen_nosologeeks

[Podcast] Programa 2×04: Guiños recurrentes del cine, Emmys 2013 y libros adaptados a videojuegos

Cuarto programa de la segunda temporada de NoSóloGeeks en Neo FM (90.4 FM en Sevilla), tu programa sobre cine, series y videojuegos.

Tras hacer un rápido repaso por la actualidad del cine, las series y los videojuegos, otro lunes que te traemos tres nuevos reportajes. En cine, hablamos sobre los guiños más recurrentes en la filmografía de directores insignes como Quentin Tarantino, Martin Scorsese, Wes Anderson o Woody Allen.

En series, como no podía ser de otra manera, hacemos un profundo repaso por el palmarés de los Emmys 2013 en el que la serie protagonizada por Brian Cranston, Breaking Bad, se hizo con el galardón a ‘Mejor serie de Drama’, mientras que ‘Modern Family’ se lleva su equivalente en comedia. ‘Behind The Candelabra’, la más premiada con 11 galardones, entre otros títulos.

Por último, en videojuegos, hablamos sobre adaptaciones al ámbito “videojueguil” de novelas tales como ‘Alicia en el País de las Maravillas’, ‘La Saga de El Brujo’ (‘The Witcher’), o ‘Metro 2030′.

¡Dos horas de radio que no pasarán a la Historia! ¿Te lo vas a perder?

Sin categoría
oscars_2013_ampas_portada_nosologeeks

[Reportaje] Los grandes olvidados de los Oscars 2013

Cada año resulta de obligado cumplimiento realizar un repaso por todos aquellos nombres propios que, por un motivo u otro, se han quedado fuera de la carrera por los grandes premios del mundo del cine: los Oscars. Las ausencias en este 2013 son notables y la carrera por alzarse por el trono de la Meca hollywoodiense está tomando un cariz impetuoso con algunos y olvidadizo con otros.

Por estas mismas fechas, hablábamos de Ryan Gosling, Steve McQueen, Michael Fassbender, con sus respectivas películas, Drive y Shame. También reclamábamos la presencia de Pedro Almodóvar por la que, sin duda, resulta una de sus películas más sugerentes en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa, La piel que habito.

Pero este año no pueden faltar aquellos nombres que son sacrificados para dar paso a otros mucho más jóvenes, a veteranos faltos de las necesarias menciones o a inexplicables sucesos de la naturaleza que hacen que, por muchos años que pasen, su presencia en las nominaciones quede más que en entredicho.

En la ceremonia de 2013 podremos acordarnos del mayor error de la temporada de premios del presente año. ¿Alguien se ha preocupado de homenajear al gran y eterno Jean-Louis Trintignant? ¿Alguno ha oído mencionar su sólo nombre en referencia a su papel en la última masterpiece de Michael Haneke? El caso de Trintignant es algo impropio de los grandes premios del cine pero muy propio de la Academia. Olvidar a los grandes y premiar a los irregulares ha sido una constante en los 85 años de existencia de los Oscars. En Amor coinciden dos veteranos actores en plenas facultades pese a su avanzada edad. Sin Trintignant no hay Emmanuelle Riva y sin Riva no hay Jean-Louis Trintignant. El complemento mutuo que se proporcionan durante el metraje y la complejidad psicológica de cada personaje les hacen merecedores de unos premios que este año estarán representados en la figura de la actriz francesa, protagonista de entre otras, Hiroshima Mon Amour. Por tanto, ¿cómo no dedicarle a Trintignant un merecido homenaje por parte de los que creemos que son los más grandes del mundo del cine?

Si seguimos buceando en la categoría de Mejor Actor, hay voces que reclaman una mayor presencia en esta temporada de premios de uno de los actores franceses más versátiles y malditos, al igual que su director fetiche Leos Carax, por uno de los papeles más sugerentes del año. Y es que Denis Lavant realiza en Holy Motors una de las interpretaciones más complicadas, arriesgadas y surrealistas del cine de 2012. La película de Carax, ganadora en el pasado Festival de Sitges a la Mejor Película y presente en el Sevilla Festival de Cine Europeo celebrado en noviembre, ha cosechado un gran éxito, no exento de polémica, al plantearnos una interpretación dentro de siete interpretaciones donde contemplamos el devenir de una vida a través de sus múltiples facetas. Holy Motors es harto pretenciosa aunque no exenta de un estilo inconfundible y digna de mención entre lo más destacado del año.

Saltando de categoría, nos movemos desde Mejor Actor hasta Mejor Director para hacer referencia a tres nombres que han sido arrinconados. Comenzamos por Quentin Tarantino. Y es que el ya casi mítico director se queda fuera de la carrera por el gran premio al mejor realizador por Django desencadenado, una de sus películas más personales y también una de las que más ha extasiado y entusiasmado al gran público. Su personal estilo, para unos basado en el plagio de otras películas y para otros simple homenaje a sus referencias cinéfilas de juventud, es fuente de inspiración para muchos espectadores. La ausencia de Tarantino se produce después de dos nominaciones frustradas por Pulp Fiction y Malditos bastardos.

Sin abandonar la categoría, desde Tarantino nos vamos hasta Kathryn Bigelow. Aquella realizadora antes conocida por su matrimonio con James Cameron ha conseguido hacerse un hueco en el panorama hollywoodiense y colocarse como una de las damas de la dirección consiguiendo además el honor de haber sido la primera mujer ganadora de un Oscar a Mejor Director. De eso hace ya cuatro años, cuando fue galardonada por En tierra hostil. Este año se presentaba con La noche más oscura, una polémica cinta basada en las investigaciones de la CIA sobre la caza y captura de Osama Bin Laden, el terrorista más buscado del planeta. Sin embargo, los académicos nos han privado de la presencia de Bigelow en una de las categorías más insípidas de los últimos años.

Parece ser que el más damnificado por la carrera por los Oscars ha sido un Ben Affleck crecido tras sus últimas victorias en los diferentes sindicatos y que le han aupado, o al menos a su película Argo, como la gran favorita para llevarse el premio a la Mejor Película muy por encima de su más directa contrincante: Lincoln. Y es que siempre se ha dicho que Affleck era mejor director y guionista que actor. Buena prueba de ello es su premio, compartido con Matt Damon, por el libreto de El indomable Will Hunting así como su éxito en sus dos cintas anteriores tras las cámaras, Adiós pequeña, adiós y The Town: Ciudad de ladrones. Sin duda, habrá quien afirme que la presencia de alguno de los tres directores anteriormente mencionados sobra para hacer recaer las miradas en Behn Zeitlin o David O. Russell como nominados inmerecidos y que la carrera a Mejor Director ya se encuentra en las manos de Steven Spielberg, quien la noche del 24 de febrero puede alzar su tercer Oscar como realizador tras La lista de Schindler y Salvar al soldado Ryan.

La categoría de Mejor Actriz de Reparto también se encuentra ya decidida. Anne Hathaway parece no tener rival para ganar su primer Oscar por Los miserables. Su Fantina ha enamorado y embaucado a medio mundo cinéfilo y la ha consagrado como una de las mejores actrices contemporáneas. Además, este año también ha sabido cambiar de registro y salir airosa del rodaje de El Caballero Oscuro: La leyenda renace. Fantina y Catwoman. Dos caras de la misma moneda que pueden poner a Hathaway en el disparadero para continuar una carrera plagada de grandes éxitos.

Muchos otros afirman que el Oscar debe recaer en una veterana actriz que podría también ganar un tercer premio de la Academia. Sally Field y su Mary Lincoln se guardan algún as en la manga por si hay cambios de opinión a última hora. También se han oído voces que reclaman la nominación de Emma Watson por Las ventajas de ser un marginado. En la película, de inminente estreno en España, la joven actriz demuestra su talento más allá de los ya destruidos muros de Hogwarts y se confirma como una de las jóvenes promesas a tener en cuenta.

Ya es sabido que Skyfall ha sido todo un logro dentro de la saga Bond. Sus cinco nominaciones la proclaman como la película de la saga más nominada de la historia. Buena parte de la culpa la tiene un Sam Mendes que ha sintetizado los cincuenta años de trayectoria del agente 007 en una sola película así como escoger una de las canciones de inicio más poderosas de la saga. Adele y su portentosa voz han dotado de personalidad a una de las películas más exitosas y taquilleras de toda la saga Bond. Pero ya hay quien echa de menos en la categoría de Mejor Actor de Reparto a un Javier Bardem que repite corte y tinte de pelo tras No es país para viejos para enfundarse en la piel de Silva, uno de los villanos más sanguinarios que ha conocido 007. Su nominación al BAFTA le atestigua como uno de los papeles más destacados del año aunque quizás no al nivel de una nominación a los Oscars.

Y para finalizar nuestro repaso por los nombres más importantes que han sido olvidados en esta ceremonia de entrega de los Oscars 2013, no podemos dejar pasar la oportunidad de hablar de Leonardo DiCaprio. Su cambio de registro en Django desencadenado le proporcionó la candidatura en los Globos de Oro. Pero los académicos de Hollywood siguen negándole un premio que se le resiste desde ¿A quién ama Gilbert Grape?, El aviador y Diamante de sangre. Su villano en la nueva cinta de Tarantino podría haberle dado por fin la oportunidad de reconciliarse con los Oscars pero lo cierto es que cruzarte con Christoph Waltz en la misma película no es buena señal. El actor alemán sí está nominado y es favorito junto con Tommy Lee Jones (Lincoln) para alzarse con la ansiada estatuilla. Sin embargo, tendremos que esperar para ver a DiCaprio recoger un Oscar. O al menos este es el mensaje que le está mandando la Academia.

El próximo 24 de febrero conoceremos los nombres de los ganadores de esta edición. Grandes títulos se reúnen en el Kodak Theatre de Los Ángeles. Será una ceremonia vibrante. Pocos son los premios que a día de hoy resultan claros favoritos. Este escritor apuesta por Lincoln y por el gran Daniel Day-Lewis como triunfadores de la noche. Pero alguna sorpresa nunca está de más.

Sin categoría
Portada_Leone_Nosologeeks

[La Máquina del Tiempo] Hasta que llegó su hora

En Nosologeeks nos gusta mucho el western. Cuando aún no nos hemos recuperado del estreno de Django Unchained, al que le dedicamos un programa especial, hoy queremos rendir homenaje a una de las grandes películas del género: Hasta que llegó su hora (C’era una volta il West), del maestro Sergio Leone.

Armónica (Charles Bronson) es un hombre misterioso y callado. Por alguna razón, está buscando a Frank (Henry Fonda), un peligroso pistolero sin compasión. De fondo, tenemos la tragedia de la señora McBain (Claudia Cardinale), que se ha quedado viuda después de que asesinaran a su familia. Este es el planteamiento de Hasta que llegó su hora, una historia en la que todos los personajes tienen intereses personales.

Leone mezcla en esta película todos los elementos del western clásico: bandidos, ferrocarriles, un héroe misterioso… C’era una volta il West revolucionó un género que ya estaba entrando en decadencia. Con la experiencia ganada en la Trilogía del Dólar, el director quiso realizar la que sería su gran obra: Érase una vez en América. Paramount, sin embargo, tenía otros planes. Tras el rodaje de El bueno, el feo y el malo, Leone estuvo casi obligado a embarcarse en otro western que reventara la taquilla.

Sin renunciar a la técnica que le hizo famoso en sus tres trabajos anteriores, el italiano siguió innovando para darle la vuelta (una vez más) a este género cinematográfico. Entre sus colaboradores volvía a estar el gran Ennio Morricone, que nos regala una banda sonora colosal. En Hasta que llegó su hora, la música forma parte de los personajes. Definen sus caracteres, anticipan los clásicos duelos al sol… Impresionante.

Igual de acertado estuvo todo el reparto. Leone tuvo la oportunidad de trabajar con Henry Fonda, al que esta vez le tocó el papel de malo. Bronson está pletórico como Armónica, un hombre que solo piensa en vengarse. Junto a ellos encontramos a la bella Claudia Cardinale, muy correcta en su rol de mujer de carácter fuerte y decidido.

Sergio Leone maneja a este trío protagonista magistralmente. La historia escrita por Dario Argento y Bernardo Bertolucci es utilizada por el director romano para construir la obra definitiva sobre el Oeste. Leone logra dilatar cada segundo del filme, dejando al espectador en tensión constante hasta el mítico duelo final.

Lo único malo del filme es ser su duración: casi tres horas de película que, en ocasiones, puede volverse pesada. Además, los personajes de Hasta que llegó su hora no son tan carismáticos como los protagonistas de El bueno, el feo y el malo, pero están a la altura. Bronson no es mejor que Eastwood, pero Fonda sobrepasa a Van Cleef… es un villano casi perfecto.

Por estos y otros muchos detalles merece la pena rescatar una de las películas favoritas de Tarantino. Con Django el Cine nos demuestra que ningún género debería morir, sino transformarse. Hay mucho Leone en Tarantino… y lo seguirá habiendo.

 

Sin categoría
neo-fm-nsg-roto-podcast

[Podcast] 9º programa de NoSóloGeeks en Neo FM

¿El lunes te perdiste la nueva entrega de NoSóloGeeks Radio? No te preocupes ya que, como siempre, aquí te facilitamos su podcast para que no te pierdas nada de tu programa sobre cine, series y videojuegos.

Además de toda la actualidad sobre estos tres temas y con motivo del estreno de la última obra de Quentin Tarantino, Django desencadenado, en cine realizamos un especial sobre las curiosidades ocultas en el cine de Tarantino y gozamos de la visita de Gollum con la primera de sus historias de Las aventuras de Gollum. Por otro lado, en series comentamos las peores creaciones de la pequeña pantalla y, por último, videojuegos se convirtió en un auténtico spaghetti western con un especial sobre títulos basados en el Salvaje Oeste.

¡Dos horas de radio que no pasarán a la Historia! Todos los lunes, de 17:00 a 19:00, en Neo FM (90.4 FM en Sevilla). ¿Dejarás que te lo cuenten?

Sin categoría
django_desencadenado_portada_nosologeeks

[Crítica] Django desencadenado

Quentin Tarantino vuelve a brillar. Django desencadenado ofrece la mejor versión de uno de los directores más importantes del cine contemporáneo. La versión del narrador de grandes historias y no la del simple retratista de pasajes míticos de la serie B, el spaghetti-western o el cine asiático.

Django desencadenado resulta más apasionante que su anterior obra, Malditos bastardos, pero lejana (aunque no demasiado) a sus dos obras clave: Reservoir Dogs y Pulp Fiction. Sin embargo, la película ofrece un entretenimiento estimulante, plagado de referencias a Ennio Morricone o Sergio Leone y Sam Peckinpah pasando por Lee Van Cleef o Sergio Corbucci. Todo ello aderezado de algunas de las secuencias más desvergonzadas de las que es capaz el cine de Tarantino.

Sin embargo, la película posee un grave problema. Y es que aunque Jamie Foxx está más que correcto, Tarantino no sabe jugar las cartas del equilibrio de personajes haciendo hincapié en uno u otro sin posibilidad a la equidad interpretativa. Christoph Waltz se merienda durante los primeros cuarenta y cinco minutos a un Foxx que parece desubicado. Y es que el actor alemán, deudor de su éxito al coronel Hans Landa de Malditos bastardos, es una de las piezas clave de la película. Sin él, la cinta pierde fuelle y navega en un mar de diálogos hasta que encontramos al siguiente gran personaje.

Hablamos de un Leonardo DiCaprio con piel de lobo. Sorprende ver a un maduro y consecuente actor disfrutando con su papel mientras ejerce de villano al más puro estilo Griffith en El nacimiento de una nación. El personaje de Calvin Candie resulta de lo más apetecible de una película en la que el lucimiento de su verdadero protagonista no llega hasta el final, en un clímax insuperable entre siluetas.

Django desencadenado es bizarra. La sangre fluye a borbotones, como era de esperar en cualquier proyecto que lleve el nombre de Tarantino. La banda sonora es ejemplar, como no podía ser de otra manera. Temas míticos y antológicos del gran Ennio Morricone procedentes de cintas como Los días de la ira o la antigua Django, de la que Tarantino ha rescatado a Franco Nero y alguna que otra escena para su ópera prima. Películas como El gran silencio, La muerte tenía un precio o Mandingo han sido una fuente clara y diáfana de inspiración para este southern al más puro estilo Tarantino.

La polémica surge en el momento en que nos tomamos en serio las licencias narrativas que acoge el director en su guión, por otro lado, plagado de sentencias y prácticas muy graves contra las personas de color pero que realmente, y no me extrañaría, pudieron suceder en su época. Y es que la esclavitud, como el Holocausto en su anterior película, le sirve a Tarantino para crear una atmósfera divertida por la que puede haber alguien sensible que se sienta herido. Existe un componente de denuncia en el metraje. Pero hay que entender de quién viene esa denuncia.

Django desencadenado es una de las mejores películas del año. No por su extensa duración, por otro lado justificada, sino por lo sugestivo de su planteamiento. ¿Por qué ver un western de Tarantino de casi tres horas de duración? Es una experiencia para los amantes del cine del director y para aquellos que se sienten y se dejen llevar por una historia bien llevada y con un trasfondo apasionante. El amor, el drama, la violencia, el suspense, el miedo e incluso el humor están tratados de forma equilibrada. Ojo a la aparición, rebosante de surrealismo, del Ku Klux Klan.

Y no digo más.

Lo mejor:

- Christoph Waltz y Leonardo DiCaprio, sobresalientes ambos.

- La banda sonora, plagada de temas míticos.

- Las continuas referencias al western y la serie B, marca de la casa.

- Las, a priori, intenciones de denuncia de su director.

- La fotografía y la dirección artística.

- Los papeles secundarios de Don Johnson y Samuel L. Jackson.

Lo peor:

- Alguien puede sentirse ofendido ante el desarrollo de la trama.

- Falta de equilibrio entre los personajes principales.

Nota NSG: 80/100

[Django desencadenado tiene cinco nominaciones a los Oscars 2013. Consulta la lista completa en el siguiente enlace]

Sin categoría