Tag: Michael Fassbender

x_men_apocalipsis_nosologeeks

[Crítica] X-Men: Apocalipsis

Tras una potente campaña mediática que nos ha ido preparando durante los últimos meses, llega a la gran pantalla X-Men: Apocalypse. La cinta dirigida por Bryan Singer nos lleva de nuevo a la academia de mutantes del universo Marvel y consigue recuperar la esencia de los personajes originales gracias a una nueva generación de actores que ya toman el testigo de sus predecesores.

Se trata de un espectáculo visual, ni más ni menos. X-Men presenta a su villano más temible, encarnado por un irreconocible Oscar Isaac, Apocalipsis, que pretende, para variar, controlar a todos los mutantes y someterlos a su voluntad, así como acabar con los humanos de todo el planeta. Un antagonista venido del antiguo Egipto que consigue que hasta los polos más opuestos se unan para oponer resistencia a un poder casi indestructible.

El ritmo se mantiene constante gracias a la acción y los efectos visuales, pero de nuevo se vuelve a caer en los debates más manidos de la saga, las interminables discusiones entre Xavier y Magneto sobre sus personales visiones de cómo debe ser el mundo. Singer se esfuerza por limpiar la imagen de frialdad y distante de los villanos clásicos y nos ofrece en bandeja su humanidad con acusadas pinceladas de tragedia griega. Jennifer Lawrence, en la piel de Mística, se erige como una de las protagonistas de la película, así como Sophie Turner representando a una joven Jean Grey, una elección hasta cierto punto cuestionable, pues no puedes dejar de ver a Sansa Stark en la pantalla, con una interpretación bastante lineal.

Evan Peters como Quicksilver aporta la dosis necesaria de humor en una película tremendamente seria y dramática, hasta el punto de que parece llegar el “momento pañuelo”, en el que todos los personajes empiezan a soltar lagrimones de manera descontrolada. La vuelta de los emblemáticos de la franquicia, como Tormenta o Cíclope, nos devuelve a los viejos tiempos, a un nuevo comienzo que pretende enmendar los errores de X-Men 3: La decisión final.

El hecho de sacar a Hugh Jackman del papel protagonista, que para muchos podía suponer un reto y hasta cierto punto un riesgo, se encaja de manera acertada y consigue darle una vuelta de tuerca al resto de los personajes, relegados a un segundo plano en las anteriores entregas y adquiriendo preciados matices en esta. Todos tienen su momento, podría decirse, e incluso hay espacio y lugar para jugosos cameos que harán las delicias de los fans de los X-Men.

La película nos trae de vuelta lo mejor de X-Men, una promesa de que lo que está por venir puede ser muy grande y de que no vamos a echar de menos lo pasado. Como punto negativo, la acción puede resultar repetitiva y un ligero calco de las anteriores, algo que podría haberse enmendado fácilmente. Resulta poco espectacular para un ojo acostumbrado a esos despliegues y no puedes dejar de ver similitudes con las secuencias de las dos predecesoras de esta. No podemos evitar pensar también si hubiera sido posible resolver la trama en menos tiempo, recortando metraje y momentos innecesarios introducidos casi con calzador para asegurarse la duración deseada.

Actualidad, Críticas de cine, Noticias de cine, , , , , , , , , , , , ,
macbeth_nosologeeks

[Crítica] Macbeth

Adaptar los textos clásicos a la gran pantalla supone un desafío a veces directamente insalvable. Un salto al vacío que solo puede cristalizar en éxito si lo que hace el cineasta con la imagen significa que existe un paso adelante en la ya consolidada esencia del texto. ¿Qué aportaría una adaptación literal de un texto hegemónico si no viniese acompañada de un vuelco, un giro manierista de la imagen, algo que, de repente, aporte una nueva visión sobre esa historia ya contada miles de veces e interiorizada por el espectador en su imaginario colectivo?

En su adaptación de Macbeth, Justin Kurzel parece tener muy presente todo esto para no caer en la monotonía que podría haber significado volver otra vez al gran clásico de Shakespeare. Su acercamiento se convierte en un ejercicio de estilo depurado desde el primer plano hasta el último. El juego realizado con la imagen por el director se sitúa eminentemente por encima del texto, que es adaptado de forma literal, componente por componente, giro por giro, incluso retrayendo fragmentos implorados por los personajes tal cual lo hacían en la obra de teatro. La imagen de Kurzel es poderosa y, además, no esconde su vocación de que sea ella la que “pervierta” de algún modo el texto. La estilización de la misma llega desde los primeros planos a través de un uso muy marcado de los efectos de ralentí, una fotografía contrastada y un uso de los colores –el proceso de etalonaje del film se antoja como un auténtico juguete– que ya en las primeras secuencias deslumbra y sumerge al espectador en la preponderadísima visión personal del clásico shakesperiano que realiza el director de Snowtown (2011).

Llama poderosamente la atención, en cambio, la decisión de Kurzel de, entre todo ese aparataje de imágenes poderosas con las que adapta la historia, abandonar y no mostrar la escena más potente del libro de William Shakespeare. Evidentemente, se trata del avance de los árboles del bosque de Birnam hacia el castillo de Macbeth. Se puede interpretar de dos formas la decisión: o como un acto de soberbia (el director prefiere dejar sus imágenes como las más potentes y no incluir la que deslumbraría al lector para no empañar su trabajo) o, en la otra dirección, como un acto de respeto absoluto al dramaturgo (abandonando la posibilidad de trasladar y “hacer suya” la imagen más poderosa que creó Shakespeare en su narración y que la imagen real quedase por encima de la figuración que hacía el autor). Es cierto que el director juega con la idea de ese momento, pero a la hora de la verdad soluciona el giro que suponía en el Macbeth shakesperiano la idea de ver a los soldados disfrazados con ramas acercándose al castillo con un simple incendio del bosque. Si es por egolatría o por respeto al autor, cada espectador podrá decidirlo por sí mismo tras ver el film.

La adaptación que realiza Justin Kurzel sobre la historia escrita por William Shakespeare en el siglo XVII tiene exactamente las mismas líneas vertebrales que aquella: la ambición desmedida, la traición, los remordimientos (traídos aquí mediante unas impactantes alucinaciones) y el retrato de las mujeres en la sombra (fantásticamente representadas por las tres brujas y por Lady Macbeth). En este último caso, es imprescindible mencionar la interpretación de Marion Cotillard como la gran mujer velada, en la sombra, con un plano que podría tener su reflejo en la tradición de esculturas de mujeres con velo  compuestas por artistas italianos de la talla de Camilo Torregiani, Antonio Corradini, Giovanni Strazza o Raffaello Monti entre los siglos XVII y XIX.

Macbeth se compone como una estilización del original, una obra con espíritu independiente y raíces más que evidentes en la memoria de Shakespeare. Kurzel sigue la estela de grandes nombres como Orson Welles (1948) o Roman Polanski (1971) para filmar su propia visión de una de las grandes tragedias de todos los tiempos. Si lo consigue o no, acompañado de la gran pareja de actores que forman un Michael Fassbender absolutamente entregado y una gran Cotillard en la oscuridad (la pareja repetirá de nuevo con el cineasta en Assassin’s Creed [2016]), dependerá de con qué ojos se acerque el público y de su purismo o ganas de ver algo nuevo sobre un texto ya muy adaptado, leído y revisitado.

Actualidad, Críticas de cine, Noticias de cine, , , , , ,
slow_west_nosologeeks

[Crítica] Slow West

Michael Fassbender posee una cualidad que lo hace especial dentro de los nombres propios del cine contemporáneo. Y no una cualidad física, como pudiera hacerse notar. Sino la fortaleza que proporciona a ciertos creadores que pretenden hacerse un hueco dentro de la producción europea, británica para más señas, con sus primeros trabajos. Fassbender apoyó a Steve McQueen con su primer largometraje, Hunger, y vuelve a poner su rostro para dotar de significancia a Slow West, de John MacLean.

Se habla de una película que transita en un género que definió la Norteamérica de principios de siglo, dirigida por un británico debutante y protagonizada por un actor germano-irlandés. Todo esto no es más que pretender el rizo. La película, aún con sus pretensiones, su desmitificación del género y sus interesantes interpretaciones no es más que un juguete con el que entretenerse poco más de ochenta minutos.

Quizás falta información, existen ciertos vacíos en una trama que pretende estar bien construida a base de saltos temporales que hacen notar la identificación fundamental con el protagonista. Pero su aspecto formal, su temerario uso de la banda sonora y una fotografía, que se erige con diferencia lo mejor de la cinta, hacen de Slow West una propuesta digna de admirar, aunque no para elogiar.

Actualidad, Críticas de cine, Noticias de cine, , , ,
xmen_dias_futuro_pasado_nosologeeks

[Crítica] X-Men: Días del futuro pasado

Dos de los actores más atractivos, interpretativamente hablando y dejando fuera sus cualidades físicas, se reúnen en el cartel de la última película de los X-Men. Hablamos de Ian McKellen y Michael Fassbender. Dos auténticos monstruos de la interpretación, cada uno a su modo y siguiendo su propio método, que les ha llevado a ser considerados como integrantes de ese Olimpo en el que tenemos encumbrados a nuestras particulares glorias del cine.

Empezar a comentar la última aventura de Marvel, dirigida por Bryan Singer y en la que vemos también los jugosos papeles de James McAvoy, Jennifer Lawrence, Hugh Jackman o Nicholas Hoult, hablando de McKellen y Fassbender casi puede sonar a broma. Sin embargo, durante todo el metraje, no he podido parar de pensar en un cruce en pantalla entre estos dos personajes. Magneto, haciendo casi honor al magnetismo de ambos actores, se merece un encuentro como el que mantiene Charles Xavier consigo mismo en cierto momento de la trama. Sin embargo, Singer me ha privado de un goce que hubiera cambiado poco mi concepción de la película pero mucho mi apetito cinéfilo.

X-Men: Días del futuro pasado es una notable película de superhéroes pero una molesta sucesión de personajes que, para los que no estamos del todo iniciados en el universo Marvel, nos plantea una serie de problemas a la hora de seguir multitud de hilos argumentales. A simple vista, no parece demasiado atropellado ponerse a pensar en cada uno de los pasados de los personajes, distinguiéndolos unos de otros y averiguando de dónde vienen y quién o qué les ha convertido en lo que son. Sin embargo, Singer huye de cualquier retroceso que no sea el estrictamente necesario planteado por la película y nos suelta en mitad de una centrifugadora de aventuras siguiendo a Logan con el único objetivo de cambiar el curso de la Historia.

Alguien en todo este galimatías casi genealógico, se merece un gran aplauso. Casi como en todo lo que hace. Peter Dinklage se adueña de un personaje complejo y lo transforma de una manera tan sencilla como eficaz. El desencadenante de las acciones que se sucederán en la trama dependerá en gran medida del personaje de Trask, encarnado por el actor norteamericano.

Si alguien dudaba de si Bryan Singer iba a ser capaz de superar el producto entregado por Matthew Vaughn, he aquí la respuesta. Aunque la calidad de su predecesora era algo mayor, tal vez por plantear nuevos retos a un reparto totalmente diferente, Días del futuro pasado se ha convertido en el blockbuster de superhéroes a seguir en esta temporada estival.

Actualidad, Críticas de cine, Noticias de cine, , , , , , , , , , , , , , , , , ,
nominaciones_oscars_nosologeeks

Nominaciones a los Oscars 2014

La gran estafa americana y Gravity lideran las nominaciones por los Oscars 2014 con diez candidaturas cada una. Sorpresas muy positivas como la inclusión de Antes del anochecer en Mejor Guión o Jonah Hill en Mejor Actor de Reparto son algunas de las notas que dejan estas candidaturas.

Tom Hanks y Robert Redford se caen  de la categoría de Mejor Actor y aparece un Christian Bale, al que premian por su trabajo en La gran estafa americana. Sorpresas también en Mejor Película Extranjera con Omar, The Missing Picture y Alabama Monroe, la cual por otra parte, entraba en todas las apuestas.

Mejor película

La gran estafa americana

Capitán Phillips

Dallas Buyers Club

Gravity

Her

Nebraska

Philomena

12 años de esclavitud

El lobo de Wall Street

Mejor director

David O´Russell por La gran estafa americana

Alfonso Cuarón por Gravity

Alexander Payne por Nebraska

Steve McQueen por 12 años de esclavitud

Martin Scorsese por El lobo de Wall Street

Mejor actor

Christian Bale por La gran estafa americana

Bruce Dern por Nebraska

Leonardo DiCaprio por El lobo de Wall Street

Chiwetel Ejiofor por 12 años de esclavitud

Matthew McConaughey por Dallas Buyers Club

Mejor actriz

Amy Adams por La gran estafa americana

Cate Blanchett por Blue Jasmine

Sandra Bullock por Gravity

Judi Dench por Philomena

Meryl Streep por Agosto

Mejor actor de reparto

Barkhad Abdi por Capitán Phillips

Bradley Cooper por La gran estafa americana

Michael Fassbender por 12 años de esclavitud

Jonah Hill por El lobo de Wall Street

Jared Leto por Dallas Buyers Club

Mejor actriz de reparto

Sally Hawkins por Blue Jasmine

Jennifer Lawrence por La gran estafa americana

Lupita Nyong´O por 12 años de esclavitud

Julia Roberts por Agosto

June Squibb por Nebraska

Mejor guión original

La gran estafa americana

Blue Jasmine

Dallas Buyers Club

Her

Nebraska

Mejor guión adaptado

Antes del anochecer

Capitán Phillips

Philomena

12 años

El lobo de Wall Street

Mejor película de habla no inglesa

Alabama Monroe

La gran belleza

La caza

The Missing Picture

Omar

Mejor película documental

The Act of Killing

Cutie and the Boxer

Dirty Wars

The Square

20 Feet To Stardom

Mejor Película de Animación

Los Croods

Gru

Ernest & Celestine

Frozen

The Wind Rises

MEJOR SONIDO

Captain Phillips

Gravity

The Hobbit: La desolación de Smaug

Inside Llewyn Davis

El llanero solitario

MEJOR MONTAJE DE SONIDO

Cuando todo está perdido

Capitán Phillips

Gravity

El Hobbit: La desolación de Smaug

El llanero solitario

MEJOR CANCIÓN

“Alone yet no alone”

“Happy” (“Despicable Me 2″)

“Let it go” (“Frozen”)

“The Moon Song” (“Her”)

“Ordinary love” (“Mandela: Long walk to freedom”)

MEJOR DISEÑO DE VESTUARIO

Michael Wilkinson  por La gran estafa americana

Catherine Martin por El gran Gatsby

William Chang Suk Ping por The grandmaster

Michael O’Connor The invisible woman

Patricia Norris por 12 años de esclavitud

MEJORES EFECTOS VISUALES

Gravity

El Hobbit: La desolación de Smaug

Iron Man 3

El llanero solitario

Star Trek: En la oscuridad

MEJOR FOTOGRAFÍA

Emmanuel Lubezki por Gravity

Bruno DelBonell por Inside Llewyn Davis

Phedon Papamichel por Nebraska

Roger Deakins por Prisioneros

Philippe Le Sourd por The grandmaster

MEJOR BANDA SONORA

John Williams por La ladrona de libros

Steven Price por Gravity

Arcade Fire y Owen Pallett por Her

Alexandre Desplat por Philomena

Thomas Newman por Al encuentro de Mr. Banks

MEJOR MONTAJE

Jay Cassidi y Crispin Struthers por La gran estafa americana

Christopher Rouse por Captain Phillips

Alfonso Cuarón y Mark Sanger por Gravity

Jean-Marc Vallée por Dallas Buyers Club

Joe Walker por 12 años de esclavitud

MEJOR DISEÑO DE PRODUCCIÓN

Judy Becker y Heather Loeffler por La gran estafa americana

Catherine Martin y Beverly Dunn por El gran Gatsby

Andy Nicholson y Rosie Goodwin por Gravity

K.K. Barrett y Gene Serdena por Her

Adam Stochausen y Alice Baker por 12 años de esclavitud

MEJOR MAQUILLAJE

Bad Grandpa

Dallas Buyers Club

The Lone Ranger

Actualidad, Noticias de cine, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,