portada_listas_nosologeeks

Doce críticos, diez películas: Lo mejor del cine de 2013 en NoSóloGeeks

Reunimos a la crítica especializada para elegir las mejores películas de 2013

Hemos reunido a diversos periodistas especializados, cinéfilos empedernidos, investigadores, profesores y nombres allegados a la industria para que nos diesen su particular visión del cine en 2013. El resultado ha sido una compilación de diez tops-ten (si se me permite la redundancia) en los que desgranamos lo mejor de la cinematografía mundial, europea y española de este fructífero año.  Ha sido complicado elegir diez películas para formar parte de tan particular decálogo y, quizás, el sentimiento por las que se quedaron en los puestos 11, 12 o 13 sea más emotivo. Sin embargo, en una tarea titánica en la que todos los presentes a continuación, nos hemos dejado las retinas, para ofreceros nuestro particular resumen de este 2013.

Antonio Cabello - Esencia Cine @CabelloRuiz    

1. La gran belleza: Pura ambición con múltiples ecos artísticos. Paolo Sorrentino es incapaz de equilibrar las ideas que nutren la pantalla, pero nos recreamos en las calles romanas vagando junto a Toni Servillo mientras admiramos el devenir de nuestras vidas.

2. Like Father, Like Son: Koreeda es un prodigio narrando con ternura la relación entre un padre y su hijo. Aquí los detalles son necesarios, tomando paradójicamente un peso muy grande a la hora de hablarnos sobre el amor y la responsabilidad.  

3. Amor: Uno de los mejores retratos del amor que he tenido la oportunidad de ver. Interpretado y dirigido de forma soberbia, pero sumamente terrorífica a la par que soñadora.

4. Searching For Sugar Man: El peso de los documentales en la cinematografía actual comienza a ser enorme, pero esta película tiene mucho de ficción. Me encantaría volver a descubrir la historia de Sixto Rodríguez.

5. Gravity: Alfonso Cuarón ha creado una obra mayúscula si entendemos el cine como experiencia. Necesitábamos una película para reivindicar los apartados técnicos del cine, y ya la tiene el público.

6. Antes del anochecer: Una película que destila verdad. Un hito realista puesto a merced de los pasos entre Julie Delpy y Ethan Hawke al son de Gia Ena Tango. Imprescindible su diálogo generacional.

7. Gloria: Paulina García es la película, sin ella no hay creación posible. Reímos y lloramos por igual, sintiendo como fluye por nuestras venas la eterna duda que construye la vida.

8. Bestias del sur salvaje: Imposible no extrapolar la película a nuestra infancia. Wallis y Zeitlin hacen un trabajo portentoso en una historia que es pura imaginación e inocencia. Una y otra vez siento como esos fuegos artificiales se entrelazan ante mis ojos.

9. La herida: Marián Álvarez y Fernando Franco son lo más destacado de nuestro cine español en este 2013. Corrosivo drama que sobresale tanto en el terreno interpretativo como en el técnico.

10. El atlas de las nubes: Contiene suficientes imágenes magnéticas para maravillarnos. Una cinta tan creativa como infinita, heredera de una inconsistencia que la condena a la incomprensión absoluta.

Antonio Sánchez-Marrón – NoSóloGeeks (@AntonioSMarron)

1. 12 años de esclavitud: Steve McQueen deja la película del año. Cruel, compleja y descarnada fotografía de la época más vergonzosa de los Estados Unidos.

2. Amor: Michael Haneke reúne a dos mitos del cine europeo y nos narra los últimos días de un matrimonio parisino. El amor se siente. Hasta sus últimas consecuencias.

3. La gran belleza: Toni Servillo se encumbra en este sórdido retrato de la Roma oculta. La depravación y el hedonismo vista por Sorrentino con influencias de Fellini.

4. Gravity: El cine como espectáculo en su más puro sentido. Nunca el 3D estuvo tan bien resuelto. Alfonso Cuarón reinventa la ciencia-ficción espacial.

5. Lincoln: Steven Spielberg resucita a uno de los presidentes más queridos en Estados Unidos con el rostro de un sobresaliente Daniel Day-Lewis que hizo historia con su papel.

6. The Master: Paul Thomas Anderson demuestra que es un cineasta mayúsculo con esta aproximación a la Cienciología que cuenta con dos inspirados protagonistas: Joaquin Phoenix y Philip Seymour Hoffman.

7. Django desencadenado: Christoph Waltz, Leonardo DiCaprio, un guión soberbio y Quentin Tarantino a los mandos. Su inexplicable final no empaña el conjunto.

8. Blue Jasmine: El mejor Woody Allen regresa tras un par de tropiezos y salvado por Midnight in Paris. Cate Blanchett se confirma como una de las mejores actrices de nuestra generación.

9. La herida: Fernando Franco debuta en el largometraje con solidez y complejidad. Una película imprescindible en esta nueva ola de cine español. Mención aparte para una extraordinaria Marian Álvarez.

10. Prisioneros: Hay mucho de talento y buen cine en las manos de Denis Villeneuve. Hugh Jackman y Jake Gyllenhaal nunca han estado tan portentosos. Y por aquí anda Paul Dano.

Carlos Fernández Castro – Bandeja de Plata@bandejadeplata

1. Amor: Normalmente, sentimientos que son difíciles de expresar con palabras, son igualmente esquivos en su materialización audiovisual. Michael Haneke parece ajeno a este tipo de limitaciones; con “Amor”, realiza una obra atemporal e irrepetible.

2. The Master: Anderson se doctora con una historia sobre el engaño y la necesidad que tiene el ser humano de sentirse querido, e integrado en una sociedad que repele la diversidad. La interpretación de Joaquín Phoenix es de otro planeta.

3. 12 Años de Esclavitud: Steve McQueen deja al descubierto nuestras miserias más inconfesables y ofrece una obra que invita al propósito de enmienda; porque no estamos hablando de la esclavitud o el racismo, sino de  la dignidad del ser humano en general, ya sea activa o pasiva.

4. La Gran Belleza: Paolo Sorrentino nos ha regalado una obra que más allá de abrumar nuestros sentidos y homenajear el cine del maestro Fellini, trata sobre la inspiración, el sacrificio, la disciplina, la hipocresía, y la vacuidad de aquello que seduce a primera vista.

5. Antes del Anochecer: Parecía difícil rematar la trilogía de una manera digna y evitando caer en la reiteración; sin embargo, Richard Linklater logra sorprender tanto a los devotos como a los detractores de la saga, a base de muy mala baba y unas buenas dosis de realismo marital.

6. Gravity: Más que una película, Alfonso Cuarón ha creado una experiencia cinematográfica única, cuyo impacto no sólo descansa en los efectos visuales, sino también en una planificación portentosa. El director mejicano se gana el título de maestro del suspense espacial.

7. Una Familia de Tokio: Yoji Yamada no solo rinde un sentido homenaje al maestro Ozu, sino que actualiza su melancólica mirada a la institución familiar. La película del director de “El Ocaso del Samurai” desfila ante los ojos del espectador con la suavidad del terciopelo y transmite un mensaje universal.

8. Gloria: Sebastián Leilo se ha atrevido a ignorar algunas de las reglas no escritas del cine comercial. Sin embargo, consigue mantener el equilibrio de su arriesgada propuesta, colocando a un lado de la balanza la cruda realidad, y al otro la esperanza y las ganas de vivir.

9. El Impostor: El documental es un género que, con el tiempo, se ha ganado un cierto protagonismo en las carteleras del mundo entero. Bart Layton ha obrado el milagro: que “El Impostor” parezca una película de suspense. Si la realidad no hubiera escrito su guión, nadie lo habría hecho. Una lección de cine.

10. Tabú: La última obra de Miguel Gomes provoca sensaciones encontradas: las que suscitan su primera y segunda mitad, diametralmente opuestas en formato y contenido, pero íntimamente ligadas entre sí. Los últimos 60 minutos de “Tabú” hubieran podido ser la película del año.

Carlos Lorenzo – NoSóloGeeks@CarLorSol

(Por expreso deseo de su autor, esta lista no aparece en orden de importancia.)

- Gravity: O cómo llegar a sentir claustrofobia en el espacio. Cuarón ha encontrado el punto exacto entre belleza y peligro en esta aventura en la que, por fin, se puede justificar el 3D.

- 12 años de esclavitud: Nuevamente, el británico consigue dejarnos sin palabras con este cruel relato que recuerda a un país que no fue un mal sueño. Mucho le queda por delante a Chiwetel Ejiofor a partir de ahora.

- Django desencadenado: Simplemente Tarantino. Aunque no llega al nivel de Malditos Bastardos, cuando un director hace lo que quiere, y lo disfruta, se nota.

- Don Jon: Actúa, escribe y dirige. ¿Hay algo que no sepa hacer Joseph Gordon-Levitt? Aún con el regusto a ópera prima, este filme esconde más significados de los que, a priori, parece mostrar.

- El atlas de las nubes: Los hermanos Wachowski nos ofrecen un puzzle que, como cada vez que al público se le pide de su parte para montar, acaba incomprendido. Al margen de su impecable factura técnica, es el espectador el que debe encajar las últimas piezas.

- Blue Jasmine: Hacía tiempo (desde Match Point aproximadamente) que  Woody Allen no podía apuntarse un tanto por derecho. Un viaje de lo cómico a lo trágico. La mejor Cate Blanchett hasta la fecha.

- La gran belleza: Fellini sigue vivo en Paolo Sorrentino. Este relato sobre la mundanidad, soledad y decadencia de Roma (y, por ende, de la sociedad) trascurre a través de un bello baile de máscaras.

- El lado bueno de las cosas: Poco hay que decir a estas alturas de Jennifer Lawrence y Bradley Cooper, sobre todo de Lawrence, quien consigue encajar allá donde la pongan. Metáfora de que hasta en los malos momentos hay que buscar la sonrisa.

- Prisioneros: He aquí, quizás, el mejor papel en las carreras de Hugh Jackman y Jake Gyllenhaal. Simplemente agobiante.

- Amor: Indescriptible historia de amor, crudeza y fragilidad del ser humano. El final de un largo viaje y, por qué no, el principio de otro.

Carlota Frisón Fernández – Directora / Investigadora / Actriz - carlotafrison.com

1. Amor: El tiempo y el espacio del morir acontece en amor. Sin engaños, sin excusas y sin parafernalias.

2. La vida de Adéle: Libera los sentidos y proclama el permitirse amar sin fronteras impuestas. El desamor llega intenso, con potencia, zambulléndonos en una conmoción.

3. La gran belleza: La belleza, la preciosidad, el frenesí y la frivolidad se desgajan en ruina, un colosal y firme acabose. Cuando un recuerdo del placer justifica un vivir vacío.

4. 12 años de esclavitud: Perfora la esclavitud, excava en el regocijo del dominador y en el dolor del cuerpo encarcelado. Crea la distancia justa que permite no olvidar que hoy sigue presente el goce del tiránico.

5. La caza: Cuando el ordenamiento de la relación entre humanos es atropellado por palabras conducidas. Desoladora e incisiva.

6. Tabú: Cine del presente que no olvida el cine sordo, lo enaltece. Relee la relación prohibida entre  mujer y hombre, y la recubre de melancolía.

7. Camille Claudel 1915: Tres días, de los treinta años, de sometimiento infame que padeció una mujer creadora y valiente. Expresado sin acallar ninguna grieta, vestido de calvario insoportable.

8. Blue Jasmine: Una mujer habitada por lo efímero y por la impostura que sólo sabe permanecer en la engañifa. Una opción de vida banal que Woody Allen teje con genialidad.

9. Tots Volem El Millor Per A Ella (Todos queremos lo mejor para ella): Bucea las gritas de la desubicación y cómo, desde ahí, volver a levantarse.  Implacable en el arranque y lo que sucede es importante.

10. Paraíso. Amor: Se denuncia con despliegue algo que sí pasa: la existencia de un turismo vergonzante. Frontal, sin ornamentos.

Enric Albero – Periodista – (@EnricAlbero)

1. Amor: Obra maestra incontestable; un prodigio de planificación.

2. The Master: Un análisis soberbio sobre la necesidad de aceptación y la manipulación.

3. Mud: Sobrio relato de acceso a la edad adulta en el seno de una sociedad violenta.

4. La vida de Adéle: La ficisidad hecha película.

5. The Trip: Winterbottom nos enseña a reírnos de nuestras miserias.

6. Lords of Salem: El terror hecho película, una parábola brutal sobre la maternidad.

7. Turistas: Una comedia negra y descarnada sobre una sociedad enferma e irredimible.

8. Antes del anochecer: Retrato de una pareja única que se parece a tantas otras… Linklater se pone más Rohmer que nunca.

9. La caza: Vinterberg disecciona la violencia soterrada en el seno de una comunidad aparentemente modélica.

10. Blue Jasmine: El Allen más pesimista sigue siendo genial.

Javier Rueda Ramírez – Psicólogo y profesor de la UP. Comillas

1. The Master: Cómo hacer una película sobre la manipulación de la psyche en general y la Cienciología en particular y parir una obra maestra. La mejor caligrafía cinematográfica del año.

2. La vida de Adéle: Descubrir verdades, refutarlas y volver a levantarse después de haberse caído. Así de apasionante, luminosa y universal resultó la vida de esta adolescente llamada Adele.

3. Once Upon A Time In Anatolia: Lo que empieza como un thriller a la turca, va derivando a cuestiones más metafísicas y reflexiones sobre el sentido de la existencia y la huella del pasado.

4. 12 años de esclavitud: Ser un superdotado y demostrarlo. Denunciar los abusos del pasado y conseguirlo. Sin excesos y con un reparto pletórico.

5. Amor: Hasta que la muerte nos separe. Síntesis literal del viaje más oscuro del año.

6. Caníbal: La historia de este sastre granadino proyecta una fotografía de la sociedad española. Enorme y sorprendente Antonio de la Torre.

7. Camille Claudel, 1915: Exhibición interpretativa de Juliette Binoche, audacia, riesgo y estilización en su director. Ciencia y religión, carceleros del alma humana.

8. Paraíso: Amor, Fe y Esperanza: Irónico en su título, sarcástico y mordaz en el retrato de sus protagonistas. La trilogía trae un estribillo: Cuan lejos estamos de ser felices.

9. No: Una de las propuestas más inteligentes del año. Recordando la campaña del “No” a Pinochet, resulta  envidiable como algunos países ajustan (impecablemente) cuentas con su pasado más reciente.

10. Blue Jasmine: Lejos, muy lejos de la autocomplacencia y con una feroz crítica a la realidad más inmediata. Su plano final debe entrar en el resumen de un año de cine.

Jesús Benabat – Periodista - @JesusBenabat

(Por expreso deseo de su autor, esta lista no aparece en orden de importancia.)

Amor: Sin lugar a dudas, la película del año. Haneke somete al espectador a una abrumadora experiencia cinematográfica sobre el trance de descubrir la naturaleza finita del ser humano.

Django desencadenado: Cuando un director de cine hace la película que realmente quiere hacer, el resto lo agradecemos. Y si además ese director cuenta con un destacado talento visual y un punto de locura, incluso se disfruta. La última de Tarantino es un perfecto ejemplo de ello.

Antes del anochecer: Melancólico desenlace para una trilogía  que, más que ficción, es un manual sobre los efectos embriagadores del amor en el ser humano. Sus diálogos, una vez más, hipnóticos.

Mud: Retrato de tonos ocres y texturas atemporales sobre la pérdida de la inocencia de un chico que aún cree que el amor y la amistad se rigen por las leyes de la voluntad personal. Más allá de sus brillantes interpretaciones, la película cala poco a poco.

- La gran familia española: No es su mejor película, pero Daniel Sánchez-Arévalo muestra su pericia para cerrar la historia en una catarsis emocional donde confluyen los caminos de una colección de personajes entrañables.

- Caníbal: Película excepcional en su sencillez. Martín Cuenca desvela la rutina macabra de su personaje central (Antonio de la Torre, para quitarse el sombrero) con mimo de cocinero experimentado.

Una cuestión de tiempo: Richard Curtis nos regala una entrañable fábula sobre el amor y la familia con una emotiva moraleja final. Algunos dirán que es sensiblera, pero no les escuchen. Tan sólo disfruten de cine comercial bien hecho.

Gravity: Todo un ejercicio de estilo. Cuarón logra dejarnos sin aliento con el periplo de una astronauta novata en un océano cuajado de estrellas. La factura técnica de la película impresiona, e incluso justifica pagar la entrada en 3D.

La gran belleza: Este es el relato de las divagaciones y fragilidades de un personaje engullido por la postmodernidad. Junto a este sustrato existencialista, la interpretación de Servillo y el talento visual de Sorrentino hacen el resto.

The Act of Killing: Un viaje demoledor al esperpento de un país donde se sigue honrando a los verdugos de millares de personas masacradas con el sadismo propio que acompaña a  todo acto de matar.

Jesús Villaverde – Periodista - OchoQuince @jesusvs_txetxu

1. La gran belleza: El retrato decadente de la Roma (y por extensión de la Italia) contemporánea y berlusconiana. El recorrido de la ciudad y el cinismo que la gobierna a través de sus personajes rotos es brillante. Igual que el trabajo de Toni Servillo bajo la dirección, otra vez, de Sorrentino. Esencial.

2. Amor: Uno de los tops cinéfilos no sólo del año, sino de lo que llevamos de siglo. El director austriaco se deshace de la etiqueta de cineasta frío con una representación cruda, poética y certera del amor, la lealtad y la vejez. Magníficas interpretaciones de Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva.

3. La vida de Adéle: El descubrimiento del amor y la personalidad en la adolescencia a través de la tortuosa relación de dos jóvenes, Emma y Adèle. Interpretación magistral de Adèle Exarchopoulos. Kechiche habla de amor y, sobre todo, desamor en una interpretación libre que supera al relato original de Julie Maroh.

4. The Master: Una maravillosa narración sobre un hombre roto, un perdedor, que, por casualidad, encuentra cobijo espiritual en el regazo del fundador de la Iglesia de la Cienciología. Una imponente reflexión sobre el control y la manipulación de las voluntades, el cuerpo y la mente. Soberbio duelo interpretativo entre Joaquín Phoenix y Philip Seymour Hoffman.

5. 12 años de esclavitud: El retrato de la época más oscura de los Estados Unidos. El director británico completa una gran terna de debut con esta película. Alejada del melodrama, en el año con más cine sobre la esclavitud, es, sin duda, el mejor acercamiento al tema estrenado en 2013. Mención especial a la fotografía de Sean Bobbit y al excelente trío de protagonistas: Chiwetel Ejiofor, Michael Fassbender y Lupita Nyong’o.

6. Paraíso: Amor: Silencioso ejercicio de reflexión sobre la soledad y la búsqueda del amor en la vejez a través de un relato sobre el turismo sexual en África. Triste, duda y deprimente, pero a la vez preciosa y tierna. Gran trabajo de Seidl para iniciar su trilogía Paraíso, completada por Fe Esperanza.

7. Mud: Historia dickensiana en la que Jeff Nichols habla sobre la infancia, la lealtad y la pérdida de la inocencia. Destacan un espacio magnético, el delta del Mississippi, que funciona casi como un personaje más, y un Matthew McConaughey fantástico en una de sus mejores interpretaciones.

8. Nymphomaniac Parte 1: El relato de una ninfómana que, además de sus experiencias sexuales, transita por el amor y las adicciones. El regreso del cineasta danés reúne todos sus sellos característicos. Sorprendente trabajo de la debutante Stacy Martin en el papel de Joe en su juventud y fantástica aparición de Uma Thurman.

9. La herida: El debut de Fernando Franco en la dirección de largos supone una bocanada de aire fresco para el cine español en uno de sus años más prolíficos. El papel de Marian Álvarez como Ana, una joven que sufre un trastorno de la personalidad, merece la inclusión en esta y cualquier lista.

10. Tabú: Evocadora, mágica, nostálgica… La película portuguesa se adentra en los pantanos de la memoria con un relato dividido en dos partes, de las que enamora más la segunda, en tierras africanas, con su homenaje particular al cine mudo y una preciosa fotografía en blanco y negro.

José Lissen – Periodista experto en Social Media – @JmLissen

(Por expreso deseo de su autor, esta lista no aparece en orden de importancia.)

- 12 años de esclavitud: Steve McQueen se esta convirtiendo en un maestro del drama. La pareja protagonista desarrolla un trabajo digno de Oscar.

- Gravity: Espectacular derroche visual. Una pelicula concebida para su visionado en 3D. Una historia simple, bien narrada, con muchas muestras de épica a la americana.

- Capitán Phillips: Sorprendente. Muestra magistralmente los dos lados de un secuestro, en un ejercicio de tensión y suspense increíble, un drama humano desde todos los puntos de vista.

- El Hobbit. La desolación de Smaug: Uno de los mejores blockbusters del año. Una gran y ruidosa secuela capitaneada por Martin Freeman y el dragón Benedict Cumberbatch.

- Prisioneros:  Te hace pasar un mal rato horroroso, llevando al espectador a formar parte del drama.

- Stoker: El coreano Park Chan Wook se marcha a Estados Unidos a rodar una película con maestría técnica y buenas sensaciones. Una de las mejores piezas de autor de este año.

- Trance: Interesantísima cinta de Danny Boyle, en una especie de Memento con toques de peliculas clásicas de atracos.

- Blue Jasmine: Teatralidad pura en este guiño a Un tranvía llamado deseo. Cate Blanchett, seria candidata a llevarse todos los premios.

- La gran belleza: Magistral homenaje a Fellini en pleno siglo XXI.

- Sólo Dios Perdona: Una película que sorprende, con un trastorno de profundo sentimentalismo más allá del género negro.

Juan Antonio Pérez – Periodista – @J00Perez 

1. La gran belleza: Derroche de fantasía. Sorrentino exprime todos sentidos entre las calles de Roma bajo el embrujo de Toni Servillo.  La sorna es el reflejo de una sociedad decadente que envuelve la cultura y la vida. Si conectas, serán las mejores horas en el cine en mucho tiempo.

2. 12 años de esclavitud: Sublime. McQueen lo ha vuelto a hacer, nos hace sufrir para acercarnos a lo que parece convertir en realidad. Seguramente, el mejor reparto y las tres interpretaciones del año (Fassbender, Ejiofor y Nyong’o) junto al plano secuencia del siglo.

3. La caza: El cambio de rumbo de Vinterberg estremece con una dirección seria en un poderosísimo guión sobre el que destaca, como siempre, Mikkelsen. El drama social se enmascara en el simbolismo y los matices del protagonista.

4. Searching For Sugar Man: La sorpresa del año. Pocos documentales llegan al alma como lo hace la historia de Rodríguez bajo un guión y un montaje fenomenal. La música golpea conforme avanza la trama para terminar creando un mito.

5. Django desencadenado: Amor eterno a Tarantino. Entretiene como pocos y su estilo mezcla todo lo necesario para que las palomitas y el buen cine lleguen a un acuerdo. Reinventa el western con excentricidad y homenajes. Waltz, Jackson y Di Caprio excelsos.

6. Amor: Haneke me lleva a disfrutar la película conforme más horas pasan del visionado. Con Amor me volvió a suceder, como con Caché o Funny Games. Historia fascinante con interpretaciones inmejorables. La primera escena lo es todo.

7. Blue Valentine: La sutileza de llevar dos interpretaciones al extremo en una relación que explota en cada escena. Historia de amor y desamor, demoledora. Gosling y Williams son parte del éxtasis. Increíble debut de Cianfrance, que también estrenó en 2013 Cruce de caminos, nada recomendable.

8. Una cuestión de tiempo: El toque fantástico ofrece una nueva visión a la comedia romántica. Al igual que Ruby Sparks en 2012, es fresca, divertida y novedosa. Necesaria para reavivar el género.

9. Lincoln: Daniel Day Lewis y basta.

10. La vida de Adéle: Real, lejos de apariencias. Años anteriores habría metido Gravity o La noche más oscura en esta lista, pero la sencillez de Kechiche ahora me llega más que Bullock. Adèle Exarchopoulos, actriz a seguir.

Víctor Manuel Rivero – El PeliculistaEl Crítico Abúlico

1. Amor: El hiperrealista retrato del hombre que toma conciencia de la muerte, tanto de lo amado como de uno mismo. Michel Haneke crea una obra trascendental y trascendente, de las películas con mayor y más profundo impacto sentimental que recuerdo.

2. Mud: El rito de paso a la edad adulta de un chaval se transforma en un conflicto entre el concepto idealizado del amor y la compleja realidad del mismo. La confirmación de la categoría autoral de Jeff Nichols es una de las mejores noticias del año.

3. La vida de Adéle: Una historia de amor universal casualmente protagonizada por dos chicas. Con excepcional madurez, Kechiche dibuja un personaje veraz, comprensible y de impagable empatía emocional sobre ese espléndido y magnético lienzo humano que es Adèle Exarchopoulos.

4. The Act of Killing: El Mal, recreado y comentado por sus entrañables artífices. Pavoroso diagnóstico sobre la erróneamente denominada civilización contemporánea. El arraigo de la violencia en la sociedad, el terror como instrumento político, la banalidad absoluta del mal. Hiela la sangre.

5. Lincoln: Desmintiendo acusaciones de infantilismo, conservadurismo y edulcoramiento, Spielberg visita la desordenada trastienda de la alta política, ejemplificada nada menos que en una decisión capital la Historia contemporánea. Una vuelta de tuerca a la vieja lucha entre teleología y deontología.

6. En la niebla: Viaje íntimo al horror de la guerra, un universo en el que la sinrazón ha devorado con apetito todo despojo de valores humanos. Su pesimismo no se transmite a través del desgarro y el alarido, sino por medio del gélido, abatido e incomprensible absurdo que impregna la obra.

7. La caza: Thomas Vinterberg pone patas arriba a su premiada Celebración y entrega otra obra despiadada acerca del monstruo salvaje y atávico que duerme en las entrañas de la sociedad, dispuesta a librarse de sus incómodas ataduras morales ante cualquier justificación oportunista.

8. No: De nuevo, la tramoya de la alta política. De nuevo, un debate sobre el fin y los medios, protagonizado por la campaña publicitaria de la oposición a la dictadura pinochetista. ¿El poder de la imagen? ¿La banalización de las ideas, reducidas a eslóganes y caras felices?

9. Blue Valentine: La crónica del ascenso y caída de una relación amorosa como dos caras de una misma moneda, equivalentes y en correspondencia. No hay concesiones gratuitas y el punto de vista favorable hacia uno u otro amante reside en la mirada particular del espectador.

10. El consejero: Había andanadas de hostias por entrar en la lista. En una decisión quizás injusta (o justísima), opto por reivindicar una cinta menospreciada que condensa la contundencia moral y argumental del noir clásico con la voz apocalíptica de Cormac McCarthy y una elaborada factura estética.

(Todos los textos anteriormente expuestos son de propiedad exclusiva de sus respectivos autores.)

Sin categoría