portada_twd_nosologeeks

[Crítica] The Walking Dead 3×14: Prey

Alerta: contenido spoiler

AMC nos ofrece un nuevo capítulo de The Walking Dead en el que no pasa nada de nada. ¿Acción? ¿Qué es eso? Prey es otro episodio de relleno en el que la trama no progresa. Ni siquiera se crea tensión alguna. La protagonista del 3×14 es Andrea… con eso lo decimos todo. La chica rubia descubre de una vez que El Gobernador es malo e intenta escapar sin éxito. El ataque a la prisión vuelve a demorarse una semana más.

El comienzo de Prey prometía. Un flashback, técnica muy atractiva pero poco usada en la serie, nos muestra a Andrea y Michonne conversando frente a una fogata. La chica de la katana da algún detalle de cómo consiguió sus zombis-mascota, pero poco más. En seguida nos trasladamos a Woodbury, lugar que acaparará toda la acción del capítulo. Allí vemos nuevamente cómo se preparan para la guerra contra el grupo de Rick. Vehículos, municiones y armas desfilando… lo mismo que llevamos viendo desde hace tiempo.

El Gobernador prepara sus instrumentos de tortura. La víctima que recibirá el castigo parece ser Michonne, que tiene que pagar por la muerte de la hija zombi del hombre del parche. Las intenciones de éste son claras: acabar con todos los de la cárcel de la forma más cruel posible. El acuerdo no va a respetarse… ¡qué sorpresa!

Milton le cuenta a Andrea los verdaderos planes de El Gobernador. La mujer parece que por fin abre los ojos y de buenas a primeras decide pararle los pies: ‘Tengo que matarlo’, asegura. Sus intenciones no se cumplen, como de costumbre. La chica rubia prefiere poner tierra de por medio y se marcha del pueblo. El encargado de seguirla no es otro que el hombre del parche.

En Prey le intentan dar más protagonismo a Tyreese, que mantiene una larga conversación con Allen. Aquí se introducen elementos del pasado de ambos personajes. El problema es que están descontextualizados y carecen de interés. El primero parece disgustarse cuando descubre que usarán caminantes en el ataque a la prisión. Mostrando su lado humano, Tyreese expresa su descontento. Su rebeldía no pasará a mayores. Al final, recula ante El Gobernador y se mantiene en su bando.

Los pocos momentos de tensión del capítulo llegan cuando el líder de Woodbury acorrala a Andrea en un viejo almacén. Hay una especie de persecución en la que El Gobernador intenta hacerse el tipo duro, silbando una canción. La larguísima y en ocasiones aburrida escena termina con Andrea enviándole a su contrincante un buen montón de caminantes, lo que le permite escapar. Poco después, la chica es capturada por el hombre del parche, justo cuando acababa de alcanzar la prisión.

Los planes de ataque de los Woodburianos sufren un revés. Alguien sabotea el camión y el foso que sirven de almacén de caminantes. El rebelde no es otro que Milton, al que de repente vemos convertido en un semi-héroe, plantando cara al Gobernador por una vez.

Lo mejor del episodio llega al final. Un nuevo momento musical nos muestra a Andrea esposada en la silla de tortura. La chica rubia puede sufrir un castigo a manos de su ‘novio’, que le dice a todo el mundo que está muerta.

El siguiente capítulo será el penúltimo de la temporada. Todo parece indicar que veremos otros 40 minutos en los que tampoco pasará nada. This Sorrowful Life (Esta vida triste), el 3×15, mostrará lo mismo que Prey pero en la prisión. AMC va a dejar lo “mejor” para el final de temporada (o eso creemos). El lunes 25 a las 22.20 horas lo comprobaremos.

 

Actualidad, Análisis/Críticas, Críticas de series, Noticias de series, , , , , , , , , ,