el_mundo_perdido_secuelas_nosologeeks

[Reportaje] 10 secuelas que nunca debieron existir

Siempre que llega una secuela a la gran pantalla, nos acordamos de aquel refrán que reza “segundas partes nunca fueron buenas“. En ocasiones, muy pocas, superan a la obra original. Pero en otras ocasiones son auténticos desastres que ocasionan verdaderos traumas en legiones de espectadores que recurren, una vez tras otra, al consuelo que ofrece volver a ver la primera película de la saga o franquicia en cuestión.

En este reportaje vamos a ahondar en la llaga de las secuelas a tenor de las recientes informaciones que apuntan al rodaje de secuelas como Blade Runner 2, Toro Salvaje 2 o Mentiras Arriesgadas 2. Secuelas innecesarias, absurdas y poco consideradas con el espectador y el mito que rodea a las cintas originales. Veremos como, en ocasiones, es necesaria una tercera parte que intente solventar los daños causados en las retinas por esas odiosas segundas partes.

El Mundo Perdido (Jurassic Park 2)

No ponemos en duda la calidad narrativa de la novela de Michael Crichton aunque posiblemente estemos ante una de las peores películas de la filmografía de Steven Spielberg. El guión es totalmente nulo, los personajes son completamente absurdos y la innovación técnica que tendría que haber tenido lugar (estamos ya en 1997), es inexistente. Y es que dejar una película en manos de Jeff Goldblum es, cuanto menos, un suicidio asistido. Julianne Moore, Vince Vaughn, Peter Stormare y Arliss Howard no animan a considerar El Mundo Perdido como una de las mejores secuelas de la Historia. Pero es que la tercera es todavía peor.

Jungla de Cristal 2: Alerta Roja

Las explosiones, los tiros y el ruido nunca han sido garantía de éxito ni de calidad. Es lo que le sucedió a la saga Jungla de Cristal cuando John McTiernan abandonó la silla de la dirección al terminar la primera película. Renny Harlin quiso hacer una secuela que metiera a John McClane en un aeropuerto. El factor claustrofóbico que sorprendió a espectadores y crítica en la cinta original se perdía por completo. El guión se convertía en una escopeta de feria y se volvía totalmente inverosímil. Por ejemplo, ¿qué hace una capilla al lado de una pista de aeropuerto? Menos mal que McTiernan vió el desastre y regresó para la tercera entrega, que recuperaba el tono irónico de McClane y ponía sobre la mesa a dos secundarios de lujo, Samuel L. Jackson y Jeremy Irons.

Speed 2

El autobús que no podía ir más despacio“. Así definía Homer Simpson a Speed en uno de los capítulos de la mítica serie “amarilla”. Jan de Bont construyó una interesante trama que fue totalmente desperdiciada en la segunda entrega. Con Keanu Reeves y Sandra Bullock parecía que la función, aunque absurda al máximo, resultaba muy entretenida. Sin embargo, Speed 2 consiguió alzarse con el honor de ser Razzie a la Peor Secuela o Remake en 1997. Mantener a Sandra Bullock e incluir a Jason Patric fue un error garrafal. El más listo resultó ser Keanu Reeves, quien obvió participar en esta indeseable secuencia que sustituye el autobús por un crucero secuestrado por un genio de la informática.

La Máscara 2 (El Hijo de la Máscara)

Otro premio Razzie a la Peor Secuela es el que nos ocupa a continuación. Vale que la cinta protagonizada por Jim Carrey no era el éxtasis de la comedia pero hacer una segunda parte de una cinta que concluyó de manera redonda en 1993 es un completo sacrilegio. Si todavía el director hubiese querido contar con Carrey o Cameron Diaz para los papeles protagonistas la cosa hubiera sido de otra manera. Pero obviando a las estrellas de la primera película, siempre odiaremos esta cinta en la que la susodicha máscara llega a las manos de un padre que descubre que su hijo ha nacido con los poderes del objeto de madera. La función se vuelve surrealista cuando el dios Loki aparece para recuperar su máscara.

Alien vs. Predator 2

Intentar juntar a Alien, criatura desarrollada por Ridley Scott, y a Predator, filmada por John McTiernan era una tarea que resultaba totalmente fuera de lugar. No era necesario que estas dos criaturas luchasen entre sí. Sin embargo, Paul W. S. Anderson se empeñó y la jugada se salió bastante mal. Sin embargo, no le salió tan mal como a quienes pensaron que realizar una secuela de Alien vs. Predator era la opción correcta. La cinta original era mala pero la secuela no se queda atrás. Imagine el videojuego más pésimo al que haya jugado y obtendrá un resumen de esta penosa segunda parte.

Actualidad, Noticias de cine, Reportajes, , , , , , , , , , , , , , , ,