giacchino-oscar-la-atmosfera-musical-cine-nosologeeks

[La atmósfera musical] Michael Giacchino desde la gran pantalla

La trayectoria de Michael Giacchino en el séptimo arte se ha consolidado en los últimos años como una de las relaciones más productivas en la industria. El compositor ha dejado de lado en un altísimo porcentaje su participación en videojuegos y series para centrarse definitivamente en el cine, donde ha realizado trece grandes trabajos sólo en los últimos cinco años además de continuas colaboraciones en cortometrajes.

Crecimiento en el cine con Pixar

Y todo comenzó en Pixar, que le ofreció a Giacchino la oportunidad de crecer de la mano con Los Increíbles. Brad Bird, director de la compañía, contactó con él al quedar encantado con la banda sonora de Alias y le propuso salir del estilo tanto de la compañía como del compositor. El jazz como sonido orquestal redefinía lo marcado en Pixar hasta entonces por Randy y Tomas Newman en sus anteriores cintas. El detalle es que el compositor John Barry fue contactado con anterioridad y se negó a hacer esa creación para Los Increíbles.

Quizás con ese golpe de suerte Giacchino tuvo la oportunidad de demostrar su valía con una composición que además de ganar decenas de premios, obtuvo muchas nominaciones de prestigio como las dos que consiguió en los Grammy de 2005 por la mejor banda sonora instrumental y el mejor álbum compuesto en todo el año para cine o televisión. Dejamos dos ejemplos, la primera más cercana al jazz orquestal del que hablábamos antes y una segunda más personal, con un sonido más conocido en el compositor.

Sin llegar a la cumbre y después de hacer comenzar una andadura mítica con Lost en 2006, Giacchino sólo hizo una banda sonora en tres años desde Los Increíbles y no fue otra que Misión Imposible 3. Sí es cierto que escribió obras para películas como Sky High o The Family Stone, pero sin tener el protagonismo que posteriormente adquirió con Ratatouille. Con ello Giacchino se llevó su primera nominación a los Óscar por la mejor banda sonora y recibió el Grammy en esa misma categoría.

En esta creación destaca el único tema vocal de la composición llamado ‘Le Festin’ y que fue interpretado por la cantante Camille. Tanto en esta pieza como en el resto de la banda sonora, Ratatouille es otro giro hacia un convencionalismo musical parisino que vuelve a remarcar a Giacchino como uno de los grandes en el Siglo XXI. Un score fantástico, tan nostálgico como entrañable que ayuda a que el film guste más aún.

Como curiosidad a Giacchino le gusta mucho incluir títulos parecidos en diversas piezas de trabajos anteriores. Y en los dos últimos ejemplos que hemos dado lo hace cuando por ejemplo en Los Increíbles nombra una pieza como “100 Mile Dash” y en Ratatouille juega titulando a otra composición “100 Rat Dash”.

Up y el Oscar

Su continuidad en el cine le hizo compartir banda sonora con el icono de Lost, Matthew Fox en Speed Race, película más que olvidable. Y en 2009, realizó la banda sonora de Star Trek, otro apunte que reafirma los inicios geeks del compositor estadounidense que siempre se ha reafirmado fanático de la saga. Un año más tarde llegó otro de sus éxitos más recientes de la mano otra vez de Pixar: Up.

Giacchino realizó la sintonía tanto de Up como del famoso corto Party Cloudy que acompañó al film en los cines y volvió a enamorar a la crítica y al público. Era la primera vez que Michael trabajaba con Pixar sin estar de la mano de Brad Bird y con él Giacchino subió a la cima ganando su primer Óscar a la mejor banda sonora. La sintonía principal de la película es el mejor ejemplo de saber contar una historia solamente con un piano, con una melodía y sin la necesidad de tener una letra detrás.

Reencuentro con J.J. Abrams en el cine

El resto de su carrera volvió a centrarse en la colaboración con J.J. Abrams, al cual acompañó en la banda sonora de la desconocida Cloverfield y posteriormente en 2011 con Super 8, una de esas películas en las que la banda sonora se eleva por encima del film. Y de los últimos años el ejemplo de Super 8 es el más destacado de lo que ha hecho en los últimos años, que es mucho. Montecarlo, 50/50, Déjame Entrar, Cars 2 o John Carter son el resto de trabajos del americano al frente de un score.

Ese reflejo lo dejamos en dos pistas, la final de Súper 8 y la última dada a conocer por Giacchino, el tema principal de John Carter. Dos ejemplos más de la grandiosidad de un compositor que definitivamente ha tomado el cine como cónclave para mantenerse en la cima. Sintonías que provocan sentimientos, temas musicales inolvidables en el cine, en las series, en los videojuegos y en la mente de todo amante de la música. En los tres ámbitos es uno de los mayores exponentes de la composición en las dos últimas décadas y no queda más que disfrutar de ello.

Actualidad, La atmósfera musical, Música, Noticias de cine, Reportajes, , , , , , , ,