pam_grier_nosologeeks2

[Reportaje] Blaxploitation, el otro ‘cine negro’

Probablemente a la mayoría de vosotros no os suene el término Blaxploitation. Ésta fue una corriente cinematográfica que surgió a comienzos de la década de los 70 en Estados Unidos, cuya principal característica es que era un cine hecho en su gran parte por la comunidad negra y dirigido también a dicho público. Hasta entonces las películas de negros y para negros habían estado apartadas, siendo denominadas como ‘race movies’.

Este subgénero no sería recordado de no ser por su música, ya que podríamos decir que es lo único de calidad en estas películas. Las bandas sonoras de éstas suelen estar compuestas por reconocidos músicos de funk, soul y jazz de la época (Curtis Mayfield, Isaac Hayes, Quincy Jones, Roy Ayers, Bobby Womack, James Brown…). Que el soul fuese un protagonista más viene justificado por ser un género nacido en las comunidades afroamericanas de Estados Unidos cuando éstas aún eran una minoría racial oprimida y dominada. La música negra (antes denominada ‘música racial’) había logrado hacerse un hueco poco a poco en los circuitos comerciales dominantes mediante dos focos distintos: Memphis y Detroit. Incluso la comunidad blanca comenzó a sentir interés y a acercarse a ella. En este sentido, Motown fue la discográfica predilecta de la Blaxploitation.

Una de las causas del surgimiento de este género fue la lucha por los derechos civiles y contra el racismo en la que se encontraban inmersos los Estados Unidos (con personajes como Marthin Luther King, Malcom X o el partido de los Panteras Negras). Todos estos movimientos estaban teniendo lugar desde los años 50 aproximadamente, en los que los negros tomaron conciencia de su identidad, de su historia y raíces. Su eslogan más usado fue ‘Black is beautiful’.

Sidney Poitier era uno de los pocos actores negros en el Hollywood de aquella época (por no decir el único). Protagonizó dos películas en 1967 en las que comienza a vislumbrarse un intento por tratar la problemática del racismo: Adivina quién viene esta noche (acerca de una pareja interracial) y En el calor de la noche. Aún así, este tema se tocaba de manera muy superficial y poco realista, por lo que el público negro comienza a demandar un tipo de cine con el que verse identificado y que reflejase su sociedad y sus problemas.

En 1970, Sidney Poitier dirigió una seria de películas cómicas que comenzaron a tener éxito debido a su música. Satisfacían la demanda del público de las zonas pobres y resultaba una alternativa al cine habitual. Algunas películas destacables de esta época serían Lost Man, con banda sonora de Quincy Jones, y Uptight, de Booker T. & The MG’s.
Fue entre 1970 y 1971 cuando se estrenaron las dos primeras películas que sentarían las reglas y el estilo de todas las demás. Cottons come to Harlem (Ossie Davis) obtuvo un éxito inmediato, se convirtió inmediatamente en una película de culto dentro del género y sirvió de inspiración para muchas posteriores. Sweet Sweetnack’s Badaass Song (Martin Van Peebles) fue censurada en varios cines y constaba de unos medios técnicos bastante precarios, pero aún así tuvo una gran acogida por parte del público. Su argumento seguía la línea habitual dentro de las películas de este tipo: un antihéroe negro dentro de una sociedad dominada por blancos que se enfrenta al racismo de ésta. Importante destacar que la banda sonora corre a cargo del conocido grupo Earth, Wind & Fire.

Sin categoría