teatro_al_cine3_collage

[Reportaje] Del teatro al cine: las mejores adaptaciones

Este mes se ha estrenado la nueva obra de George Clooney como director: Los idus de marzo. Esta película está protagonizada por Ryan Gosling, al que hemos visto recientemente en Drive (Nicolas Winding Refn). La película versa sobre  Stephen Meyers (Ryan Gosling), un joven que empieza a trabajar como director de comunicación y asesor de campaña para Mike Morris (George Clooney), el candidato por el partido demócrata en Pensilvania. La película está basada en la obra de teatro Farraguth North, del dramaturgo Beau Willimon. Es por ello que en este reportaje hemos decidido hacer un repaso por las mejores adaptaciones al cine de obras teatrales.

Para adentrarnos mejor en ellas es necesario mencionar lo ocurrido a mediados de los años 50 en Hollywood. Una nueva generación de directores llegó a los estudios para darle al cine un enfoque más realista. Todos ellos se habían formado en la televisión, por lo que su técnica distaba mucho de la de las grandes productoras. El cine americano madura en esta época y, en detrimento del cine más espectacular, se adentra y apuesta por temas más serios. Además, el teatro americano de esta época era mucho más rompedor, por lo que se empiezan a adaptar múltiples obras de teatro al cine.

Una de las películas más significativas es 12 hombres sin piedad, de 1957, que supuso el debut cinematográfico de Sidney Lumet. Basada en una obra de teatro de Reginald Rose, en la cual un muchacho es acusado de haber matado a su padre. El espectador acompañará al jurado popular que se dispone a deliberar durante todo el proceso hasta la sentencia final. Todo un alarde en el que Sidney Lumet demuestra cómo es capaz de mantenernos en tensión durante todo el metraje únicamente con un escenario y 12 actores (entre los que se encuentra Henry Fonda). Un clásico imprescindible en la historia del cine.

Sin duda un dramaturgo a destacar es Tennessee Williams. Su primera obra llevada a la gran pantalla fue Un tranvía llamado deseo, dirigida por Elia Kazan en 1951 y que contaba con dos protagonistas de la talla de Marlon Brando y Vivien Leigh. La película obtuvo 12 candidaturas a los Oscars, alzándose finalmente con 4 de ellos, entre los que se encuentra el de Mejor Actriz Protagonista. Más tarde vendría La gata sobre el tejado de zinc caliente (Richard Brooks, 1958), con Elizabeth Taylor y Paul Newman. Esta película desgrana poco a poco con un guión de admirable maestría todos los engranajes que se dan en una familia al morir su patriarca y todos los problemas enterrados del matrimonio protagonista irán saliendo a la luz conforme la trama avanza. Otro título imprescindible del cine. En 1959, el gran Joseph L. Mankiewicz dirigió De repente el último verano, en la que vuelve a aparecer Elizabeth Taylor junto con Katharine Hepburn y Montgomery Clift. Y a finales de los 60 Richard Brooks vuelve a trabajar con Paul Newman en una obra de Tennessee llamada Dulce pájaro de juventud.

Otro autor del que también se han hecho numerosas adaptaciones y al que no podemos ignorar es el mismísimo William Shakespeare. En 1953 Joseph L. Mankiewicz llevó al cine Julio César, con Marlon Brando en el papel de Marco Antonio. Una de sus obras más emblemáticas como lo es Macbeth ha sido adaptada varias veces por grandes directores: Orson Welles en 1948 (y también protagonizada por él), Akira Kurosawa en 1957 (cambiando el título por Trono de sangre) o Roman Polanski en 1971. Kurosawa abordó de nuevo al dramaturgo británico en su película Ran, basada en la tragedia El rey Lear. Orson Welles también lo hizo en 1965 con Campanadas a medianoche. Esta cinta está inspirada, no en una sola obra de Shakespeare, sino en varias, cuyo protagonista es Sir John Falstaff, interpretado también por Welles. En 1999 vuelve a llevarse Shakespeare al cine de la mano de Michael Hoffman con El sueño de una noche de verano.

Actualidad, Noticias de cine, Reportajes, , , , , , , , , , , ,

Un comentario en “[Reportaje] Del teatro al cine: las mejores adaptaciones

Comentarios cerrados.