caballobatallaportada_nosologeeks

[Crítica] Caballo de Batalla

El director de obras maestras como La Lista de Schindler, Salvar al Soldado Ryan o la trilogía de Indiana Jones nos trae la adaptación de un cuento infantil sobre una historia de amistad entre un joven inglés y su caballo, el cual se merienda interpretativamente a todos sus compañeros de reparto.

A medida que transcurría el metraje, la sensación que inunda a un espectador acostumbrado a ver las obras de Spielberg, el Rey Midas de Hollywood, es la de si es capaz de dirigir mejor a niños o a equinos. Parece que por ambas partes, su labor como director es encomiable. Su uso y manejo de la cámara es algo que resulta inaccesible para muchos cineastas, noveles o veteranos. Steven Spielberg ha sido un gran potenciador de las imágenes que utilizaba para contar sus historias. Hasta este momento.

Pero el realizador se ríe constantemente del espectador mientras contempla un ejercicio que se acerca peligrosamente lo más flojo del director. Surrealista es la secuencia de la separación entre el adolescente y su caballo, el cual parte irremediablemente hacia un destino incierto pues la Primera Guerra Mundial acecha y asola Europa. Caballo de Batalla viene definida como una película bélica pero las secuencias en los frentes no alcanzan los niveles deseados por el espectador acostumbrado a la intención narrativa del director y pueden resultar un tanto impropias de un cineasta de la calidad técnica y narrativa como es Steven Spielberg.

Si tenemos que destacar algo positivo de la película, que por supuesto que lo hay, es sin duda ninguna su banda sonora y su fotografía. Dos nombres propios, colaboradores de Spielberg desde hace décadas, son los que se prestan a darle el toque de calidad que le falta a una película que aburre soberanamente desde el primer minuto de metraje. John Williams con su épica partitura, un sonido bello que acompaña los bellos parajes que la cámara de Spielberg retrata con maestría. Una cámara iluminada por Janusz Kaminski, un portentoso fotógrafo que se verá las caras con el otro gran favorito en los próximos Oscars, Emmanuel Lubezki y su El Árbol de la Vida.

Caballo de Batalla posee la dulce mezcla pastelosa que existe en el ejercicio de cruzar E.T. El Extraterrestre con Salvar al Soldado Ryan. Y es que cuando a Spielberg le da por contar historias que se presuponen humanas y emotivas le salen pasteles excesivamente edulcorados que se acaban convirtiendo en fracasos, olvidos o experimentos fallidos. En esta ocasión, visualmente, el director es capaz de hacer vibrar a ciertos espectadores con una historia en la que ha dejado de lado el uso de los efectos especiales y decide mostrar una realidad tal y como es. Sin embargo, el metraje adolece de un guión falto de contenido y en numerosas ocasiones rozando el surrealismo más absoluto.

Tendemos muchas veces a sobrevalorar el trabajo de aquellos que consideramos como “grandes del cine”. Sin embargo, la única forma de evitar que ejercicios de broma como éstos se repitan es reflejar todos aquellos aspectos negativos que consideramos injustos. Sus seis nominaciones a los Oscars, a excepción de las dos candidaturas referidas a Banda Sonora y Fotografía, resultan casi un despropósito. Por tanto, merece la pena olvidar una de las peores películas rodadas por Spielberg y esperar ansiosos que llegue Lincoln, un proyecto en el que se puede lucir como director y narrador.

Tengo sensibilidad, lloro y me emociono con obras hoy inmortales, tremendamente lacrimógenas y humanamente emotivas. Pero no aguanto las bromas pesadas en una sala de cine.

Lo Mejor:

- El talento detrás de la cámara de Steven Spielberg

- La épica banda sonora de John Williams

- La fotografía del gran Janusz Kaminski

Lo Peor:

- Aburre hasta el extremo

- Las secuencias bélicas, impropias del autor de tantas obras maestras

- ¿Seis nominaciones al Oscar?

- El reparto, falto de energía, fondo y forma

Nota NSG: 40/100

Sin categoría