Dia_del_tentaculo_nosologeeks4-portada

[Desván 8 Bits] Maniac Mansion 2: Day of the Tentacle

Bienvenidos una semana más a esta sección dirigida a todos aquellos que guardan en su memoria aquellos juegos que formaron parte de nuestra vida muchos años atrás. Aquí intentamos rescatarlos del pasado para que volváis a recordar aquellos buenos momentos que pasasteis con ellos. La semana anterior Daniel os trajo una aventura gráfica de los 90 llamada Gabriel Knight. Hoy seguiremos en esta mágica década y con el mismo género.

Señoras. Señores. Momias. Tentáculos verdes y púrpuras. Me enorgullece presentarles Day of the Tentacle, posiblemente una de las mejores aventuras gráficas jamás creada. Sé que habrá diversidad de opiniones al respecto y para nada quiero quitarle el protagonismo que tiene su compañera de compañía Monkey Island, pero hay que entender que esta joya reúne una serie de características gráficas, sonoras y argumentales que la colocan muy por encima de la mayoría de títulos.

DOTT es la continuación de Maniac Mansion, el primer videojuego que lanzó LucasArts. El lanzamiento se llevo a cabo en 1993, justo en la etapa dorada de la compañía y momento en que las aventuras gráficas estaban en auge. Poco tiene que ver con la historia inicial ya que el único de los adolescentes que permanece en el grupo de aventureros es Bernard, el más friki de todos.

Los peces saltan, el sol brilla, los pájaros se intoxican. Todo es bonito en la mansión Edison. Tras crear a Verde y Púrpura, dos tentáculos capaces de hablar y muy inteligentes, el profesor Edison continúa con sus experimentos mientras su laboratorio genera peligrosos residuos que irán a parar a un río cercano. Allí mismo Púrpura comenzará a planear cómo se hará con el mundo bebiendo de ese agua y consiguiendo algo que no tiene ningún otro tentáculo: BRAZOS. Sí, podría conseguir cualquier superpoder, pero no tuvo mucha suerte suerte.

En ese momento Bernard recibe una carta de Verde, el tentáculo bueno, contándole lo sucedido y pidiéndonos que acuda lo antes posible a la mansión. Nuestro querido amigo friki deberá tomar la difícil decisión de volver al sitio que le dio tantos quebraderos de cabeza la última vez y enfrentarse de nuevo a los locos Edison. Para ello contará con la ayuda de otros dos colegas: Hoagie (un metalero con todas las de la ley) y Laverne (una adorable chica con una personalidad bastante trastornada y especial).

Lo que nuestros tres protagonistas no saben es que en el mismo momento en el que entren en la tenebrosa mansión, se convertirán en cobayas del profesor Fred para poder salvar al mundo de las garras de Púrpura. Para ello necesitarán la ayuda de su nuevo invento: Las Cron-O-Letrinas. Basicamente se trata de un cachivache poco estético que permite viajar en el tiempo. Pero claro, si todo saliera bien a la primera no estaríamos hablando de una aventura de LucasArts. Por culpa de la tacañería del maldito profesor un fallo logístico, cada uno de nuestros protagonistas será enviado a una época distinta de la Historia.

Aquí es donde reside la auténtica genialidad de DOTT. El hecho de tener la posibilidad de manejar a tres personajes distintos, en tres épocas distintas y con situaciones distintas hace que tenga la complejidad necesaria para mantenernos entretenidos durante horas sin desesperarnos porque nos hemos quedado atascados en un punto. Además deberán cooperar entre ellos para poder seguir adelante, ya que los hechos que ocurran en el pasado repercutirán en el futuro.

Esta aventura fue lanzada en la época dorada de LucasArts, entre el modesto Indiana Jones and the Fate of Atlantis y el sobresaliente Sam & Max por lo que el mercado de las aventuras gráficas “point & click” no podía estar más de moda. La gran novedad de este juego será que las escenas no jugables están dobladas al inglés, aspecto que apenas se había visto antes en una aventura gráfica. Sus diálogos estarán cargados de locura, incoherencia, disparates, entretenimiento y atentados contra los hechos históricos.

Desligándose de su antecesor, DOTT tendrá la novedad de que no podrás morir en ningún momento, así que no dudéis en probar cualquier cosa por muy disparatada que parezca. Son dibujos animados y todos sabemos que los dibujos no sufren ningún daño.

En el apartado musical, lo único que podemos hacer es quitarnos el sombrero ante este juego. Solamente tenemos que echarle un ojo a sus créditos iniciales para darnos cuenta. Además, os recordamos que esta BSO fue homenajeada en nuestra primera sección ,de “El códec”, con una genial versión en orquesta.

Su banda sonora es genial, aprovechando al máximo las acotadas posibilidades del formato midi y utilizando de forma magistral la, ya explotada anteriormente, tecnología iMuse para evitar descoordinaciones en el juego a la hora de pasar de una zona del juego a otra, metiéndonos en la piel de los personajes y sabiendo la tensión que se palpa en cada momento. Una de mis partes favoritas –y más absurdas, todo hay que decirlo- es el concurso de humanos que organizan los tentáculos para elegir el mejor espécimen. Tengo que reconocer que parte de culpa la tiene esta sintonía que suena de fondo.

Los efectos de sonido también merecen una mención especial, dando a cada objeto un ruido característico a la hora de su uso o utilizando los discursos más básicos como el PUM, CATACRÁS o BOING en los momentos más acertados, sin hablar, claro está, de los magníficos diálogos que llevará a cabo el primo Ted. Absolutamente soberbios.

Al tratarse de una aventura de LucasArts no puede faltarle un amplio abanico de curiosidades y guiños a otros juegos anteriores, aquí os traemos unos pocos:

- En la mansión Edison se puede contemplar un cuadro en el que aparece el conejo Max, uno de los protagonistas del siguiente juego que lanzaría la compañía.

- En la teletienda anuncian un diamante por encargo y el teléfono para ordenarlo es 1-800-STAR-WARS, número real al que se podía llamar para obtener un libro de pistas por si nos habíamos quedado atascados en el juego Monkey Island 2: LeChuck’s Revenge.

- Elliott Ridgway filmó una película BASTANTE INDEPENDIENTE intentando reproducir fielmente las diferentes escenas del juego. Echadle un vistazo, aunque ya os avisamos de que no una superproducción de Hollywood ni mucho menos.

- En la habitación de Ed, el hijo de los Edison, encontramos un ordenador que podemos usar y jugar al antecesor de esta aventura, el Maniac Mansion.

- Se llevó a cabo un fan game de forma alternativa para continuar la saga.

En fin, pocas cosas más se pueden decir de esta obra maestra que no se hayan citado antes, así que daré mi humilde opinión. Day of the tentacle es una de las joyas de la corona de la compañía LucasArts y uno de las mejores aventuras gráficas jamás creadas. Tiene un punto entre el uso de la lógica y la locura que nos llevará a pensar que cualquier cosa puede funcionar para continuar el juego. El recurso de mezclar distintas épocas de Historia y entrelazar hechos pasados con futuros al más puro estilo Lost nada más que mejora las cosas. En definitiva. Es un juego necesario en cualquier estantería, seas o no seas fan de este género, con el que pasarás muchas horas comiéndote la cabeza, reencontrándote con viejos amigos e incluso aprenderás Historia. ¿Qué más se puede pedir?
Seguid jugando y no lo olvidéis: “Go back to the mansion”.

Actualidad, Análisis de videojuegos, Análisis/Críticas, Desván 8 Bits, Noticias de videojuegos, PC, , , , , , , , , , ,

2 comentarios en “[Desván 8 Bits] Maniac Mansion 2: Day of the Tentacle

Comentarios cerrados.